martes, 20 de enero de 2009

cirugias plasticas, riesgos

Para iniciar, debemos saber qué es una cirugía, según la Enciclopedia Hispánica, la cirugía no es más que la rama de la medicina que se ocupa del tratamiento de las enfermedades, los accidentes y las lesiones de toda índole mediante la consecución de técnicas especificas manuales y operatorias que implican la invasión física del organismo del paciente.
La cirugía es, posiblemente, la primera ciencia médica que el hombre practicó de modo espontaneo al extraer cuerpos extraños de las heridas producidas en la caza o en la guerra.
Pero con el paso del tiempo la cirugía ha estado en constante evolución al llegar a una rama dentro de la cirugía que es la cirugía plástica. La cirugía plástica es la especialidad médica que tiene como función llevar a la normalidad funcional y anatómica la cobertura corporal, es decir la forma del cuerpo. Mediante la cirugia se busca reconstruir las deformidades y corregir las deficiencias funcionales mediante la transformación del cuerpo humano. La palabra "plástica" es originaria del griego "plastikos" que significa moldear o transformar.
La Cirugía Plástica se ha dividido desde un punto de vista práctico en dos campos de acción.
· Cirugía Reconstructiva o Reparadora, que incluye a la microcirugía, está enfocada en disimular y reconstruir los efectos destructivos de un accidente o trauma. La cirugía reconstructiva hace uso de técnicas de osteosíntesis, traslado de tejidos mediante colgajos y trasplantes autólogos de partes del cuerpo sanas a las afectadas.
· Cirugía Estética (o cosmética) es realizada con la finalidad de cambiar aquellas partes del cuerpo que no son satisfactorias para el paciente. En muchos casos, sin embargo, hay razones médicas (por ejemplo, mamoplastia de Reducción cuando hay problemas ortopédicos en la columna lumbar, o la blefaroplastia en casos graves de blefarochalasis que incluso impiden la vista).
La cirugía estética es tan antigua como la cirugía general, pero ha experimentado un enorme progreso en el siglo XX debido, en gran parte, a operaciones quirúrgicas efectuadas en las guerras mundiales.
Los procedimientos propios de la cirugía estética son:
· Abdominoplastia: remodelación y reafirmación del abdomen
· Dermolipectomia circular o "body lifting": remodelación del contorno del tronco
· Blefaroplastia: cirugía de rejuvenecimiento de párpados, resección de piel y bolsas de grasa.
· Implantes de busto o mamoplastia de aumento: cirugía en la que mediante implantes de solución salina o gel de silicona se aumenta el tamaño y la forma de los senos.
· Mamoplastia reductiva
· Peeling dermoabrasión: laserterapia que busca mediante quemaduras controladas de la piel su rejuvenecimiento.
· Mastopexia: su finalidad es reafirmar los senos.
· Rinoplastia: tiene la finalidad de mejorar estéticamente la nariz
· Otoplastia: corrección de los defectos de las orejas.
· Ritidectomía (Restiramiento facial): su meta es rejuvenecer la cara en su totalidad.
· Lipoescultura o Liposucción: la meta es moldear la grasa del cuerpo del o la paciente.
· Mentoplastia: cirugía de aumento o reducción de mentón.
· Inyección de materiales de relleno.
· Vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal.
En cada uno de esas intervenciones siempre existe su grado de riesgo porque cuando hay “bisturí y anestesia juntos” entonces hay riesgo de que se pueda complicar.
Es sabido que toda intervención quirúrgica sobrelleva una serie de riesgos inevitables, y las operaciones de cirugía plástica no están excluidas. No obstante, el porcentaje de complicaciones generales en esta rama de la cirugía es, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, más reducido.
Esto se debe a que es una operación en la que la gran mayoría de las intervenciones no son intracavitaria (craneal, torácica o abdominal) y, además, requiere una anestesia menos profunda y se realiza en pacientes sanos.
Entre las operaciones más demandadas se encuentra el implante mamario, la cual es una de las que más riesgos conlleva. Las complicaciones que pueden surgir en el transcurso de la operación, o durante el postoperatorio, son dolor, deformidad o infecciones graves. Uno de los riesgos es la contractura de la cápsula, que suele aparecer tras la infección y puede necesitar una cirugía adicional para corregirla. Otro de los riesgos más comunes es la deflación, roturas o pérdidas que se pueden producir en los implantes, lo cual puede provocar una reducción en el tamaño de la mama, dolor o hinchazón.
También la liposucción es muy requerida, pero al no ser complicada hace que en ocasiones se la practique por cirujanos no capacitados que la llevan a cabo en el propio consultorio médico, lo cual puede aumentar el factor de riesgo, ya que de producirse en un hospital, si hay complicaciones, la asistencia sanitaria es mayor y de manera más rápida. Es así que estar en manos de un buen especialista, el lugar donde se practica y el tiempo que se emplea para ello, son factores que aumentan o disminuyen el riesgo en esta operación.
Que quede claro, una cirugía no es mágica. En operaciones como los retoques de la nariz o el aumento de mamas, pasan unas dos semanas hasta que el paciente se pone de pie, todavía con cicatrices y moretones visibles. De igual forma, se necesitan alrededor de seis meses para que todo vuelva a su lugar y un año para ver los resultados.
Es la pura verdad, en toda intervención existe una cicatriz, y la misma puede evolucionar de acuerdo con los genes del paciente y con lo que él haga, o deje de hacer, durante su recuperación. Ese proceso incluye la posibilidad de hemorragias, moretones, hinchazones y bultos bajo la piel. Tampoco se puede retomar la actividad normal por un tiempo.
Incluso muchas veces estas intervenciones quirúrgicas salen en perfectas condiciones y no hace falta revertir una operación, pero esto no significa que los resultados sean permanentes. Es imposible querer mantener los senos firmes y la silueta perfecta para siempre.
El paso del tiempo, la dieta, entre otras cuestiones, podrán generar que se engorde unas libras, y que los senos se caigan. En el caso de la liposucción, la persona va a tener que mantener el peso que perdió o engordará en ése u otros lugares del cuerpo. A veces el supuesto remedio, es peor que la enfermedad.

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo buscando el cuido de la mujer en el ámbito de belleza, es grato saber que están con temas enfocados a la salud de la piel por lo mismo los felicito, por el aporte. Viendo el tema que explican he conocido una clínica Dermatológica http://www.dermadramadrigal.com son excelentes, igual el aporte en el campo Dermatológico que exponen es realmente provechoso.

    ResponderEliminar
  2. En el caso de una cirugía de nariz ¿Qué problemas específicos se podrían presentar? .

    ResponderEliminar